"Soñaba con un lugar donde nadie se quedara fuera de la mesa", Manuela García de MILOLA

"Soñaba con un lugar donde nadie se quedara fuera de la mesa", Manuela García de MILOLA

Manuela García es fundadora de Milola y junto a David y Yolanda, forman parte de un sueño hecho realidad. El sueño de hacer posible compartir y disfrutar un placer como la comida con nuestros seres queridos. ¿Quieres saber más sobre Milola? ¡Sigue leyendo!

   

¿Cómo surgió la idea de fundar Milola?

Milola nació fruto de mi propia vivencia. Hace 24 años, mientras residía en Londres, me diagnosticaron diversas alergias alimentarias mientras estudiaba para certificarme como Profesora de Técnica Alexander. Había pasado mi infancia y mi adolescencia con una salud bastante frágil, y ciertas dolencias y alergias para las que no parecía haber explicación, o solución, más allá de medicarse.

Un doctor en Londres eliminó de mi dieta el gluten y los lácteos. Si hoy día esto parece complicado, quiero que penséis qué suponía esto hace 24 años. No estábamos todavía en la era de internet. Uno no podía buscar en google…nada. El etiquetado de los alimentos no incluía nada sobre este tema, y la oferta en el mercado era casi nula. Lo único que encontrabas en la pequeña sección “free-from” del supermercado era simplemente incomible.

Mientras hacía la carrera, trabajaba en una pastelería francesa en el barrio de Chelsea, y aunque todo era delicioso, nada era apto para mi. Pasé largas jornadas en la biblioteca intentando averiguar exactamente qué era el gluten, dónde se encontraba, y dónde no. Recorrí todos los barrios de Londres buscando qué comía cada cultura, y si habían cereales naturalmente sin gluten. Así descubrí Sorgo en la comida Hindú, la quinoa y el mijo en la comida latinoamericana, el Teff, ese maravilloso cereal, en la cocina Etíope, por supuesto, el arroz, tan presente en nuestra cocina mediterránea. Y la tapioca, el sarraceno, el psillium. Empecé a hacer pruebas, y después de muchos  desastres, empecé a entender cómo combinar todos estos cereales para crear las distintas texturas y sabores que buscaba.

Debo confesar que aunque comer fuera de casa era prácticamente imposible, y que la vida con estas restricciones era muy difícil, nunca me lo tomé como una desgracia. Mi salud mejoró instantáneamente, y eso fue un gran agente de motivación. Y por otro lado, me encantó el reto de aprender a cocinar con nuevos ingredientes. Se me abrió un nuevo mundo de sabores y texturas que me pareció muy interesante. Tengo alma de investigadora, y en cierta manera, esta experiencia estaba hecha para mi.

Empecé entonces a soñar con Milola. Un lugar donde nadie se quedara fuera de la mesa. Un lugar inclusivo, bello, donde uno encontrara una sonrisa, un sí, una mirada cercana, y una cocina con el equilibrio que yo busco: sana, nutritiva, pero deliciosa.

Nacer en el Mediterráneo ha moldeado mi vida claramente. Si creces en una familia tan grande como la mía, los niños, y una cocina llena de vida son el centro del hogar. 

La comida es quizás la forma más esencial con la que expresamos nuestra alegría por la vida y el amor hacia los otros.

Cuando descubres que no puedes comer ciertos alimentos, vives en primera persona lo que se siente al ser excluido de una mesa generosa. Es como si, de pronto, el color desapareciera de tu vida. A mí esto me resultó absolutamente inaceptable. ¡Y la mayor motivación posible!

También te das cuenta, de pronto, del impacto que la comida puede tener en la vida de una persona. Estos dos factores son el motor de Milola. 

Eché un vistazo a mi familia, todos los niños que nos rodeaban, y sentí la necesidad de cocinar alimentos que equilibraran el placer y la indulgencia con la nutrición. Solo quiero en mi cocina ingredientes por los que sienta tanto respeto como siento por la gente que me rodea.

Soy decididamente Mediterránea. Acepto con gusto todas mis contradicciones: querer tener buena salud, cuidar mi línea, disfrutar de la vida, darme un gusto, celebrar los frutos de la tierra y los placeres gastronómicos. Para serte sincera, no creo que sean solo mis contradicciones. Creo que son universales. Y entro en mi cocina cada día con ello en mente.

      

¿Qué productos hacéis?

Tenemos una carta extensa de cookies, brownies, blondies y muffins, todas sin gluten, sin lácteos e integrales. Y una variedad de pasteles que hacen las delicias de nuestros clientes, también todos sin gluten, obviamente, integrales, y todos ellos sin lactosa, excepto el Red Velvet y el Carrot Cake, que llevan una crema de queso y agave. También hacemos un pan delicioso, fermentado lentamente sobre un periodo de dos días.

    

¿Cómo son vuestros clientes?

Sinceramente os digo que Milola tiene los mejores clientes del mundo. Cuando abrimos nuestra primera tienda en Mataró, hace ahora 8 años, se forjaron allí relaciones estrechas y cercanas con todos nuestros clientes. Son como una familia extendida. Lo que ocurrió en esa tienda de Mataró fue algo mágico, realmente. Ese sueño mío de que existiera un lugar que no excluyera a nadie de la mesa, se hizo realidad, y las muestras de felicidad de los clientes nos desbordaban. Había un verdadero peregrinaje de gente que venía de lejos para pasar una velada en Milola. Fue muy emocionante.

Ahora tenemos un obrador de mayor capacidad en Sant Pol de Mar, porque el obrador de Mataró era pequeñísimo, y a los pocos años resultó imposible seguir abasteciendo demandad desde allí. Y estamos centrados en la distribución para conseguir que el mayor número de personas pueda tener acceso a nuestros productos.

Nuestros clientes buscan lo mismo que buscamos nosotros: tenerlo todo. :-) ¿Porqué no? Nosotros lo queremos todo. Queremos disfrutar de la gastronomía, disfrutar de los momentos que se dan alrededor de una mesa con familia y amigos. Cuidar la línea, la salud, la nutrición. Pero comer bien, muy bien. Y si es posible, rodeados de belleza. Y eso es Milola, en definitiva.

    

¿A día de hoy, qué supone Milola? ¿Qué es lo que hace diferente a Milola de las otras marcas?

Para nosotros, Milola supone un cambio de paradigma. Le damos la bienvenida a esa contradicciones que tenemos todos, de querer indulgencia y salud. Y buscamos siempre el equilibrio dentro de esos parámetros.

Trabajamos para el cliente del Siglo XXI. Y creamos productos con el “sin y el con” que desean.

El consumidor actual es sofisticado y está mejor informado que nunca. Es más consciente de su salud. Comunica al instante lo que le gusta y lo que no, y valora productos que le ofrecen una experiencia completa de belleza y emoción.

En el corazón de Milola está el deseo de vivir una vida plena y deliciosa. Eliminar barreras y creencias limitantes. Construir puentes. Incluir, incluir, incluir. Que nadie se quede fuera de la mesa generosa. Porque eso es quedarse fuera de la vida.

    

¿Qué ingredientes utilizáis para vuestros productos artesanales?

Almendras, avellanas, frambuesas, arándanos, naranjas, lima y limón de la huerta valenciana. Zanahorias de los agricultores locales, del Maresme. Semillas de chia, de linaza. Cereales integrales sin gluten como el sorgo, mijo, sarraceno, teff, arroz, tapioca. Fibra de psillium. Aceite de oliva, y de coco. Agave ecológico. No utilizamos grasas trans, o aceites hidrogenados. No utilizamos ingredientes GMO.

En nuestro obrador no entra el aceite de palma, no ha entrado nunca azúcar refinado. Nuestro obrador es como la cocina de nuestro hogar: no entrar ingredientes por los que no sintamos respeto. Alimentar es una gran responsabilidad, y nosotros, en definitiva, cocinamos por amor.

   

¿Cómo es el proceso de elaboración de vuestras galletas?

100% artesanal. Incluso hoy, que ya están entrando en el gran mercado de la distribución, el proceso, la fórmula y los ingredientes son exactamente los mismos que el primer día. Hemos introducido maquinaria más rápida en el obrador, pero el proceso no ha variado desde el primer día.

 

¿Dónde podemos encontrar vuestros productos?

Haciendo clic aquí, se puede ver semanalmente los puntos de venta que vamos abriendo por todo el país. En estos momentos lo estamos actualizando, porque hay nuevos puntos de venta cada semana. ¡Y no ha hecho más que empezar!

    

¿Hacia dónde quiere ir ahora Milola?

Milola es un proyecto a largo plazo. En estos momentos, estamos muy centrados en la distribución de las cookies con su nuevo packaging por todo el país y abriendo vías para la internacionalización.

Después iremos añadiendo el resto del catálogo: brownies, blondies, muffins, pasteles, panes, crackers, y mezclas de harinas, con las que daremos inicio de un canal online de recetas sin gluten, sin lácteos, veganas, y plant-based.

Por otro lado, queremos replicar la magia de nuestra primera tienda de Mataró por diferentes puntos del país. Nuestros clientes quieren poder “hacer un Milola”, como ellos dicen. Entrar en un entorno bello, y disfrutar sin remordimientos.

   

¿Te han entrado ganas de probar las maravillas de Milola y formar parte del sueño de Manuela y su equipo? Clica aquí para chuparte los dedos!

   

Y si quieres saber más sobre su historia, quiénes son y sus productos, visita su página web.

   

Ricard dietista-nutricionista

Entrevista realizada por Ricard Carreras  

Dietista-nutricionista por la Universidad Ramón Llull. Aunque no me paso todo el tiempo en la cocina con el delantal, soy un amante de la buena gastronomía.

El deporte siempre ha formado parte de mi vida, por eso un día me convertiré en un experto en Nutrición Deportiva. 

Publicado el 08/09/2018 por Ricard Carreras Entrevistas y consejos... 1 656

1 Comentario

  • Beatriz Morales Galán

    Beatriz Morales Galán 23/10/2018 Responder

    Encontrar galletas sin mantequilla o sin leche a veces parece una misión imposible... Menos mal que hay gente que crea estos productos para los que tenemos alergia a la proteína de la leche de vaca :)

Dejar un ComentarioResponder

Buscar

Categorías

Últimos Comentarios

Artículos relacionados

Club Smarfooding 1 mes gratis 1xClub Smarfooding 1 mes... 0,00 €

No hay productos

Por determinar Envío
0,00 € Total
Ahorras 0,00 €

Pagar