Alimentación ecológica, ¿la solución mágica?

Alimentación ecológica, ¿la solución mágica?

Con tanto éxito, Smartfooding ha investigado para entender qué hay detrás de la alimentación ecológica. ¿Cuál es su impacto real en el medio ambiente, en la calidad nutricional de los productos, y en nuestra salud?

  

Agricultura y certificación bio

Antes de nada, aclaremos las dudas: “ecológico”, “orgánico”, “biológico”, “bio”, “eco”… todas estas palabras se refieren al mismo concepto.

A nivel europeo, distintas regulaciones marcan las obligaciones en cuanto a la producción, transformación y el etiquetado de los productos ecológicos.

Por ejemplo, las explotaciones que empiezan a dedicarse a la producción ecológica deben superar un período de conversión antes de poder certificarse. Esta fase de transición varía según la cultura o el tipo de producción.

Los productos elaborados certificados ecológicos, como las galletas, el pan, los lácteos, etc., deben contener al menos 95% de materias primas ecológicas.

 

logo-eu

¿Os suena el logo de la izquierda? Quizás ya lo habéis visto en etiquetas sin saber lo que significa. Es el logo de los productos ecológicos comercializados en Europa, una hoja con las 12 estrellas europeas.

Al lado del logo, se indica si ha sido producido en UE (como en este caso), fuera de UE, o ambos, así como el número del organismo de certificación.

En España, cada Comunidad Autónoma es responsable del control (una vez al año), y de la certificación de los productos ecológicos. Además de la “hoja” de la UE, en la etiqueta del producto hay un sello que corresponde a la comunidad donde se ha certificado. Se trata de la imagen que tenéis a la derecha

logo-esp


El método de cultivo ecológico garantiza una protección elevada del medio ambiente, los recursos naturales y los suelos. La mayoría de los insumos para la producción agrícola provienen de la granja, utilizando los recursos y el conocimiento local.Impacto en el medio ambiente

Existen limitaciones estrictas al uso de pesticidas químicos, fertilizantes, y antibióticos. Aún así, limitación no significa prohibición… ¿Sabías que la UE autoriza más de 400 sustancias químicas para los cultivos ecológicos? Eso significa que comprar un producto ecológico no garantiza que no haya tenido tratamiento con pesticidas químicos.

Eso sí, los OMG (Organismos Modificados Genéticamente) están estrictamente prohibidos, y también los tratamientos por radiaciones ionizantes.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el cultivo ecológico ofrece alternativas prácticas de adaptación al clima y puede mitigar el cambio climático.

¿Cómo? Por ejemplo, mejorando la retención del carbono en los suelos, es decir, reduciendo las emisiones de CO2 en la atmósfera.

 Huerto eco

Sin embargo, cada vez hay más agricultura ecológica “intensiva”, es decir, de monocultivo operada por empresas internacionales que producen enormes cantidades y exportan a todo el mundo. ¿Consecuencia? Precios excesivamente bajos, e importación masiva de productos ecológicos más baratos que los fabricados en el propio país.

Esta paradoja constituye hoy en día el corazón del nuevo debate sobre los alimentos ecológicos.

¿La solución? Priorizar los productos locales y circuitos cortos, para evitar los gastos ambientales debidos al transporte. Eso garantiza que la huella de carbono sea la más reducida posible.

En Smartfooding, trabajamos con empresas familiares y locales como Cal Valls, que se dedican desde años al cultivo ecológico de calidad.

Así podemos ofrecerte productos sabrosos, que respetan el medio ambiente y la temporalidad de los cultivos.

Por poneros un ejemplo, tenemos la Compota de pera eco sin azúcar Cal Valls.

  

Calidad nutricional

Productos elaborados

En la fabricación de los productos eco elaborados, se permiten menos aditivos que en productos convencionales. Los aromas deben ser naturales, y sólo en casos muy puntuales se pueden usar colorantes.

Resultado: listas de ingredientes reducidas, y productos fabricados con solo “lo necesario”.

La contrapartida es que los alimentos bio se conservan menos tiempo que los convencionales. Por ejemplo, sufren más ataques de insectos: ¡A ellos también les apetecen estos productos naturales!

Sin embargo, no todos los productos ecológicos tienen una composición más saludable que los productos convencionales equivalentes. Por ejemplo, para compensar la ausencia de conservantes y aromas artificiales, los productos ecológicos suelen tener mucha sal.

¿No tienes tiempo para leer las etiquetas? ¡No te preocupes! En Smartfooding, seleccionamos los mejores productos ecológicos.

Por ejemplo, las tortillas de maíz bio de Sol Natural contienen un 25% menos de sal que una tortilla de maíz convencional*. Los ingredientes: solo harina, agua, aceite, semillas y sal. ¡Sin aditivos! 

El ketchup bio sin gluten de Cal Valls, elaborado sencillamente con tomate, azúcar integral, vinagre de manzana, sal marina y especias, contiene 42% menos sal que un kétchup convencional*. ¡Y su sabor es exquisito! 

Para hacer deliciosas vinagretas, la mostaza El Granero Integral tiene solo lo necesario: vinagre de sidra, agua, semillas de mostaza, sal marina y cúrcuma. Su contenido en sal es muy bajo. Además, está certificada sin huevo y sin gluten. ¿Qué más se puede pedir?

 

Cultivos, lácteos y carnes ecológicas

Hace muy poco que los científicos consiguieron demostrar que los productos ecológicos tienen una calidad nutricional superior de forma innata, independiente del menor uso de aditivos.

Un equipo de investigación británico analizó más de 600 estudios científicos que comparaban productos ecológicos y convencionales. Publicaron las revisiones más extensas que existen hoy en día.

¿Resultado? Los productos ecológicos contienen más nutrientes beneficiosos.

Por ejemplo, los cultivos ecológicos (frutas, verduras, cereales, semillas…) tienen hasta un 60% más de antioxidantes1. ¿Sus beneficios? Reducen el riesgo de enfermedades crónicas, incluyendo enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas y ciertos tipos de cáncer.

Arándanos

Según los investigadores, el consumo de productos ecológicos podría proporcionar antioxidantes adicionales equivalentes a comer 1-2 porciones adicionales de fruta y verduras al día. Además, los cultivos tienen hasta un 50% menos de metales pesados, y muchos menos pesticidas.

Los lácteos2 y carnes ecológicas3 contienen más omega-3 que los productos convencionales, y menos grasa saturada. Mantener los animales al aire libre comiendo alimentos naturales, mejora la calidad de la leche y de la carne.

En nuestro artículo sobre los aceites, hablamos de la importancia de los omega-3, y de la necesidad de aumentar su consumo. 

Los omega-3 reducen las enfermedades cardiovasculares, la inflamación y la función inmune. El consumo de lácteos y carnes ecológicas en lugar de convencionales podría aumentar el consumo de omega-3 en nuestra dieta.

¡Recuerda que en Smartfooding, tenemos una amplia selección de productos ecológicos ricos en omega-3!

Por ejemplo, tenemos las semillas de Chía ecológicas El Granero Integral, ¡para preparar pudings saludables y deliciosos!

Otros beneficios para la salud: Tres publicaciones recientes4,5,6 relacionaron el consumo de lácteos ecológicos con menos eczemas en niños. En cuanto a verduras ecológicas, hay un riesgo reducido de preeclampsia (una enfermedad durante el embarazo) y de niños que nacen con hipospadia (una deformación genital masculina).

¿Quieres continuar aprovechándote de los beneficios de los productos ecológicos sin sobrepasar tu presupuesto?

  

Tips de Smartfooding para comprar ecológico sin arruinarse

Los productos ecológicos pueden resultar más caros que sus equivalentes convencionales, por varios motivos.

Primero, el rendimiento inferior debido a la prohibición de uso de ciertos productos químicos y pesticidas. Los cultivos sufren más de las condiciones climáticas, de los ataques de insectos, crecen más lentamente, etc.

Además, la conversión a la agricultura ecológica, y la certificación oficial tienen un coste elevado, que se repercute en el producto acabado.

Para poder disfrutar del bio sin arruinarse, te aconsejamos:

  • Comprar productos locales y de temporada. ¡Olvídate de las cerezas en invierno!
  • Priorizar los circuitos cortos (así evitas el margen de todos los intermediarios)
  • Si son productos secos en bolsas finas como harina, legumbres, galletas, cereales, frutos secos, etc., colócalos en un recipiente hermético tipo bote de vidrio. Se conservarán mejor y serán protegidos contra del ataque de los insectos.
  • Compra cantidades más grandes de producto.
  • Y no te olvides de que si cuidas a tu salud, ¡tendrás menos gastos médicos!

Poner los arándanos en bote de vidrio, ¡una idea Smart!

Arándanos_bote

   

Conclusión de Smartfooding

La agricultura ecológica es una alternativa sostenible a los métodos tradicionales de cultivo intensivo. Los productos ecológicos están estrictamente controlados.

Sin embargo, es importante vigilar dónde se ha fabricado, cuánto ha viajado para llegar hacia ti, y si su composición nutricional está adecuada. Así te aseguras que el producto corresponde realmente a tus criterios éticos, medioambientales y nutricionales.

 

Bibliografía

1 Baranski et al. (2014) Higher antioxidant and lower cadmium concentrations and lower incidence of pesticide residues in organically grown crops: a systematic literature review and meta-analysis. British Journal of Nutrition 112, 794-811.

2 Srednicka-Tober et al. (2016) Higher PUFA and omega-3 PUFA, CLA, a-tocopherol and iron, but lower iodine and selenium concentrations in organic milk: A Systematic Literature Review and Meta- and Redundancy Analyses. British Journal of Nutrition. 115, 1043-1060.

3 Średnicka-Tober et al. (2016) Composition differences between organic and conventional meat; a systematic literature review and meta-analysis. British Journal of Nutrition. 115, 994-1011.

4 Kummeling I, Thijs C, Huber M et al. (2008) Consumption of organic foods and risk of atopic disease during the first 2 years of life in the Netherlands. British Journal of Nutrition 99, 598-605

5 Torjusen et al. (2014) Reduced risk of preeclampsia with organic vegetable consumption: results from the prospective Norwegian Mother and Child Cohort Study. British Medical Journal (BMJ) on line doi 10.1136/bmjopen-2014-006143

6 Brantsaeter et al. (2015) Organic food consumption during pregnancy and Hypospadias and Cryptorchidism at birth: The Norwegian Mother and Child Cohort Study (MoBa). Environmental Health Perspectives on line, doi 10.1289/ehp.1409518

Marylise Beaucreaux Dietista Nutricionista de Smartfooding

 

  Post realizado por Marylise Beaucreaux

Marylise es una “foodie”, amante de la cocina sabrosa, saludable y sostenible. Es ingeniera agrónoma especializada en nutrición humana. Trabajó 10 años en Francia y España para empresas punteras de nutrición y salud. Hoy en día vive en Barcelona, y se dedica a proyectos de alto impacto social en el mundo de la nutrición y la gastronomía. 

¿Su afición? Seguir las últimas tendencias en alimentación, y descubrir lugares escondidos con oferta gastronómica novedosa.

 

Publicado el 19/04/2017 por Marylise Beaucreaux Noticias nutrición 0 1149

Dejar un ComentarioResponder

Buscar

Categorías

Últimos Comentarios

Artículos relacionados

Club Smarfooding 1 mes gratis 1xClub Smarfooding 1 mes... 0,00 €

No hay productos

Por determinar Envío
0,00 € Total
Ahorras 0,00 €

Pagar