LOS 5 NUTRIENTES ESENCIALES PARA UN BUEN SISTEMA INMUNOLÓGICO

LOS 5 NUTRIENTES ESENCIALES PARA UN BUEN SISTEMA INMUNOLÓGICO

Al final del invierno, nuestro cuerpo está cansado por el frío, la falta de sol, y también por la falta de diversidad en la dieta. La deficiencia o carencia nutricional puede entonces inducir fácilmente un agotamiento del sistema inmunológico, haciéndonos más vulnerables que en otras estaciones. Pero no te asustes, aquí tienes lo esencial para que tu cuerpo vuelva a estar en forma.

    

¡La vitamina C, la estrella de la inmunidad!

Para hacer frente a un ataque de fatiga, o simplemente para continuar la rutina de invierno, ¡La vitamina C es la reina de los suplementos alimenticios en esta temporada! Además de su poderoso efecto antioxidante, esta vitamina es esencial para el buen funcionamiento de toda una serie de enzimas que participan en los procesos inmunológicos. Por supuesto, es posible utilizar suplementos alimenticios para compensar la deficiencia de vitamina C, pero lo ideal es mantener una dieta equilibrada que sea una fuente natural de este nutriente.

Puedes encontrar este nutriente en:

  • Guayaba
  • Perejil
  • Tomillo
  • pimiento picante
  • los cítricos
  • kiwi
  • pimientos
  • col rizada

    

¡Vitamina A, el estimulante de glóbulos blancos!

Puede que ya lo sepas, pero los glóbulos blancos, también conocidos como linfocitos, atacan a los microbios potencialmente patógenos. Los anticuerpos combaten las infecciones y defienden el cuerpo contra las sustancias extrañas dañinas.

La vitamina A aumentará la producción de glóbulos blancos y anticuerpos si hay una deficiencia de este nutriente. Tu cuerpo será entonces más fuerte para combatir las infecciones.

Puedes encontrar la vitamina A en:

  • El hígado (bacalao, aves de corral) es probablemente el más rico en esta vitamina.
  • la mantequilla
  • la yema de huevo
  • productos lácteos
  • margarina

Las zanahorias, la batata, el kombu, el wakame, son ricos en provitamina A, también llamada beta-caroteno. Son fuentes indirectas de vitamina A, adaptadas a una dieta vegetariana.

       

El zinc, un aliado del sistema inmunológico a menudo olvidado.

La cantidad de zinc necesaria no es ciertamente muy elevada, pero la ingesta diaria es sin embargo indispensable. De hecho, a diferencia de otros nutrientes, el zinc no puede ser almacenado. Es usado directamente por el cuerpo. Los vegetarianos y los veganos, pero también los ancianos, las mujeres embarazadas y las personas que sufren de inflamación del sistema digestivo (por ejemplo, la enfermedad de Crohn) son los más afectados por una deficiencia de zinc.

Ayuda a combatir el estrés oxidativo y mejora la proliferación de los linfocitos T, permitiéndonos enfrentarnos más eficazmente a una infección.

Puedes encontrar el zinc en:

  • gérmenes de trigo
  • carne de vacuno
  • sésamo tostado
  • ostras

Sin embargo, hay que tener cuidado, ya que la absorción del zinc se ve particularmente afectada por el contenido de fibra de los alimentos. Los productos cárnicos son, por lo tanto, una "mejor" fuente de zinc, lo que explica las frecuentes deficiencias entre los vegetarianos y los veganos.

     

¡Omega 3, grasas esenciales para un sistema inmunológico saludable!

Los Omega 3 son ácidos grasos insaturados, comúnmente clasificados como "grasas buenas". Son particularmente esenciales para los sistemas nervioso, cardiovascular y muscular, pero también para el sistema inmunológico. De hecho, estimulan la producción de glóbulos blancos para combatir las infecciones. También regulan la respuesta inflamatoria, evitando un estado inflamatorio crónico anormal.

Puedes encontrar el Omega 3:

  • aceites vegetales (lino, nuez, colza)
  • nueces y otras semillas oleaginosas
  • peces grasos (salmón, arenque, sardinas, bacalao)

      

Prebióticos y probióticos para aumentar la inmunidad

A menudo olvidamos que nuestros cuerpos contienen bacterias y microorganismos simbióticos (no patógenos) que son esenciales para nuestra salud, los cuales constituyen la microbiota. Más numerosas que nuestras propias células, juegan un papel muy importante en la lucha contra los patógenos. Por lo tanto, cuidar de estas "bacterias bonitas" es esencial para cuidarnos a nosotros. Puedes alimentarlos con prebióticos, pero también puedes enriquecer la microbiota con probióticos (bacterias buenas).

Puedes emcontrar prebióticos en:

  • Frutas y verduras ricas en fibra: alcachofa, espárragos, ajo, chirivía, cebolla, puerro, piña, plátano, membrillo, pomelo,...
  • cereales: trigo integral, centeno, achicoria, lino, avena...
  • semillas oleaginosas
  • alimentos fermentados: chucrut, encurtidos, miso, tempeh, kombucha, tamari
  • , etc.
  • productos lácteos: kéfir, yogur fermentado, lassi, queso fermentado

En resumen, para una buena salud y la máxima inmunidad incluso después del invierno, es necesario mantener una dieta variada y equilibrada. Los nutrientes mencionados anteriormente pueden ayudar a fortalecer el sistema inmunológico y a combatir las infecciones. Por lo tanto, es el momento ideal para probar nuevas recetas y diversificar la dieta lo más posible.

Publicado el 08/04/2020 Noticias nutrición, Entrevistas y consejos... 0 2377

Dejar un ComentarioResponder

Club Smarfooding 1 mes gratis1xClub Smarfooding 1 mes... 0,00 €

No hay productos

Por determinar Envío
0,00 € Total
Ahorras 0,00 €

Pagar