Diversificación alimentaria, clave en el crecimiento del bebé

Diversificación alimentaria, clave en el crecimiento del bebé

No siempre es fácil ver crecer a nuestros pequeños ni saber cuándo están listos para empezar a comer como un adulto. La transición a los alimentos sólidos tiene su propio ritmo... ¿No sabes por dónde empezar? ¡Que no cunda el pánico! Aquí te damos algunos consejos para ayudarte con la diversificación de alimentos de tu bebé.

¿Cuándo comenzar la diversificación?

Para la diversificación hay que tener en cuenta dos cosas: El bebé y tú. 

La leche materna es el mejor alimento para el bebé y favorece el vínculo afectivo entre madre e hijo. Es por eso que se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida. Pero tanto si elegiste amamantar a tu bebé o no, la transición a los alimentos sólidos puede ser un paso difícil para los padres. ¿Tienes miedo de perder el vínculo con tu bebé o simplemente de hacer algo mal? Lo importante es estar preparado. La diversificación debe hacerse sin estrés, con alegría y buen humor.

El bebé también tiene que estar listo, la diversificación de alimentos comienza entre los 4 y 6 meses, pero cada niño tiene su propio ritmo, no debemos presionarlos. Para ello, aquí te mostramos algunas señales que indican que tu hijo está listo para diversificar su dieta:

  • Comienza a mostrar interés en la comida de los adultos
  • Cierra la boca con facilidad con la cuchara que se le da al comer (una cuchara adaptada a sus sensibles encías, por supuesto)
  • Se queda con hambre después de comer

Sin embargo, ten cuidado de no demorarte demasiado. La lactancia está bien para algunos bebés hasta los 6 meses, pero otros pueden desarrollar deficiencias. Además, la diversificación de la dieta limitaría el desarrollo de ciertas alergias a partir de entonces.

¿Qué alimentos debes darle a tu bebé para diversificar su dieta?

A partir de los 6 meses se irán incorporando progresivamente nuevos alimentos, manteniendo la lactancia materna a demanda. El momento exacto puede variar según el desarrollo psicomotor del bebé (se sostiene sentado, coge los alimentos y se los lleva a la boca…) y el interés que demuestre por probar nuevos sabores y texturas. Sin embargo, ten cuidado de mantenerte también en sintonía con las capacidades digestivas del bebé. El sistema digestivo y la microbiota del bebé necesitan tiempo para familiarizarse con los nuevos alimentos después de 4-6 meses para digerirlos correctamente.

Camille de Smartfooding

Camille de Smartfooding

Comentarios

Añade tu comentario

Artículos relacionados